Columnistas

"Rugby seguro", en todas partes

20 de Enero de 2020 - El reciente hecho de violencia vivido en Villa Gesell, que terminó con el asesinato de un joven, debe ser tomado como la gota que desbordó el vaso.

    Hace unos años la Unión Argentina de Rugby puso en marcha el programa "Rugby seguro" con motivo de varios accidentes ocurridos durante el juego. El objetivo fue, mediante la educación deportiva y la implementación de algunas normas, preservar al jugador. Y fue bueno, generó conciencia, todos lo asumieron.
    Ahora tenemos este hecho, fuera de una cancha, pero protagonizado por jóvenes que se escudan bajo una camiseta de rugby. Lamentablemente no es un hecho nuevo. Aunque sea nueva la situación del crimen.
    Desde hace tiempo los boliches suelen ser escenario de riñas que tienen como protagonistas a jugadores de rugby y también de otros deportes. Generalmente son adolescentes, aunque también algunos mayores se ven envueltos en mas de una pelea. Huelga hacer un historial, pero todos saben de estos hechos, aunque miren para otro lado como si no hubiera pasado nada.
    Es hora de empezar a terminar con esta triste historia. Si bien la justicia deportiva no puede actuar con la misma severidad de la Justicia Ordinaria, es necesario tomar el toro por las astas.
    El "rugby seguro" debe serlo dentro y fuera de la cancha. Más allá de la decisión que pueda venir de la Justicia, el rugby debe autodepurarse por si mismo, como también debieran hacerlo otros deportes, porque esto no es patrimonio exclusivo del deporte de la ovalada. Intensificar los programa de prevención sobre alcoholismo, drogración y violencia deberia ser de ahora un mas una preocupación de las uniones y sus clubes. Desde el mas alto nivel. Desde Ushuaia a La Quiaca, desde los Andes al Atlántico.
    Y para aquellos que se "salgan del programa" la justicia deportiva debería actuar de la misma manera que lo hace en un campo de juego. La sanción de 99 años que alguna vez existió, debería hacer reflexionar a mas de un dirigente, porque asesinos como los de Villa Gesell no pueden estar dentro de una cancha de rugby. Porque hoy fue en la calle, mañana puede ser en un partido. En este tema llegó la hora de decir "nunca mas" y trabajar tras este objetivo.
                                                                                                                            Carlos E. Bustos

Valoración:
 

OTRAS NOTICIAS Columnistas