Regionales

Y un día Alejo dijo chau

Y un día Alejo dijo chau

09 de Diciembre de 2019 - Apareció en la primera del Jockey, allá por 1997. Entró en la página de los que se cargaron más de dos décadas entre tackles y tries en el máximo nivel. A 22 años de aquel debut, Alejo Fradua, le dijo adiós al jugador, pero seguirá siendo un hombre de rugby.

    Ante Barbarians, luciendo la "12", jugó sus últimos 32 minutos con la verdiblanca. Pasó por última vez por el vestuario, en la clásica previa a todo partido. "Le decía a Guido Spirandelli -comenta- que iba a ser el último estribo que me hacía. El vestuario es algo especial para los jugadores, ese fue el último y lo disfruté muchísimo. Estuvimos charlando un rato y salimos llorando todos para el precalentamiento. Sinceramente ese fue uno de los mas lindos momentos que he vivido en tantos años de mi carrera".
Del 97 a hoy, pensaste en tantos años en primera?
    "Nunca pensé que iba a jugar tantos años, que esto iba a ser tan largo. Realmente ha sido fantástico, porque logré jugar en muchos equipos, como el seleccionado de Rosario, mi segunda casa, en los Pumas Seven. Fueron muchos años de dar todo, de sacrificio, porque nadie me regaló nada. Entrenando mucho pudo alcanzar los objetivos y hoy puedo decir que me voy lleno, no me faltó nada, completé todo el casillero en estos años de jugador".
No te queda nada pendiente?
    "Nada, nada" dice, mientras Alfonso se desespera por agarrar el grabador. "La verdad pude cumplir todo lo que quise, siempre me puse metas cortas y las fui logrando. Cuando terminamos la final con Hindú, les dije que estaba vacío por haber dejado todo, pero al mismo tiempo lleno de todo lo que quise hacer en una cancha, más el cariño de tanta gente que en estos días me lo ha hecho notar mas que nunca. Es el final de una etapa de la vida que si la hubiera programado, creo que no habría sido tan linda como realmente lo fue. He terminado jugando un Nacional de Clubes a los 41 años, he tenido la fortuna de jugar mi último partido en mi club, junto con Alberto (por DiBernardo), ante el Barbarians. Sinceramente no puedo pedir mas, al rugby  le debo mucho porque me dio una carrera y un retiro que jamás pensé que iba a lograr. Llegó el momento, no me quedó nada por jugar, me voy feliz por terminar asi, viendo al Jockey entre los mejores del país, algo que siempre hemos buscado. Me voy tranquilo porque hay mucho futuro viendo los chicos que suben".
Cual fue la alegría mayor?
    "Todos los campeonatos ganados me hicieron inmesamente feliz. Tal vez el primero, el Nacional de Clubes del 97, cuando tenía 19 años. Me tocó ser parte de una época muy buena para el Jockey, porque por aquellos años se ganaron además el Federal, el Interior y el Litoral. Luego vino una sequia de varios años, pero fue allí cuando trabajamos mas unidos que nunca, para seguir empujando este barco del cual me siento orgulloso porque durante 22 años pude ser parte de la historia del Jockey".
Una bronca?
    "Esas calenturas que te agarrás, porque a una cierta edad te cuesta asumir que ya no estás al ciento por ciento y entonces me sentía molesto, angustiado, pero bueno es la vida y hay que pensar que los chicos de abajo vienen realmente muy bien. Pero da bronca no poder estar siempre".
Fuiste amateur, profesional y luego amateur de nuevo. Como viviste aquella experiencia?
    "Si bien estuve jugando en Italia, en mi cabeza nunca se instaló la idea de ser profesional. En el Petrarca tenía dos años de contrato, jugaba el Top 10, cobraba bien, tenía auto, departamento, pero me costó instalarme, tanto es asi que al año rescindí contrato y regresé. Soy una personal muy arraigada a mi familia, los amigos, mi club y no tuve la cabeza para ser un profesional. Talvez si hubiera habido esa posibilidad en mi país, como es el caso de la Liga Sudamericana que se viene, la cosa hubiera sido distinta. Pero insisto, no me quedó nada pendiente, disfruté como jugador en todos los equipos que me tocó estar".
Que harás de ahora en mas?
    "Primero descansar un poco, dedicarme a la familia y ahora más, ya que debo cambiar los pañales de Alfonso. Pero, no voy a estar lejos de una cancha, este club es mi casa, necesito estar y vivir acá. Soy verdiblanco de pura cepa y seguramente el año que viene algo voy a estar haciendo, porque también ha llegado la hora de empezar a devolver lo mucho que he recibido del Jockey y del rugby".

Valoración:
 

OTRAS NOTICIAS Regionales