Internacionales

Los Pumas entrenan en Auckland

04 de Septiembre de 2017 - El seleccionado argentino comenzó con los entrenamientos de cara a lo que sin dudas será el partido más difícil del año. El sábado, desde las 4:35, Los Pumas enfrentarán a Nueva Zelanda, por la tercera fecha del Personal Rugby Championship, en New Plymouth.

    El seleccionado arribó a Nueva Zelanda, divido en dos tandas, pero casi al mismo horario. La elección de separar al grupo estuvo enfocada en que todos los jugadores pudieran viajar en clase ejecutiva y de esta forma ayudar a una mejor recuperación tras el viaje de 13 horas entre ambos países.
    La llegada suelo maorí fue cerca de las 5:30 de la madrugada del domingo y empezó a marcar el acostumbramiento al cambio de uso horario (15 horas de diferencia). El plantel tuvo la mañana de descanso, mientras que por la tarde hubo ejercicios regenerativos en un gimnasio cercano y una sesión de video después del horario de la merienda.
    Este lunes, no fue raro ver a  la gran mayoría del plantel estar temprano desayunado en el restaurant del Crowne Plaza, en donde se hospeda la delegación. El jet lag que generan las quince horas de diferencia con nuestro país mostró su primer síntoma y generó el madrugón.
    Tras el desayuno, los dirigidos por Daniel Hourcade se reunieron en uno de los salones del sexto piso y participaron de un análisis de video a cargo de Germán Fernández y Pablo Bouza, para luego sí, trasladarse hasta Alexandra Park, sede de entrenamiento de Auckland Blues y llevar a cabo el primer entrenamiento de la semana.
    Allí, Los Pumas hicieron foco en el aspecto defensivo, en la utilización del pie y en los lanzamientos del plan de juego. “Arrancamos bien al semana. Hoy tuvimos un primer entrenamiento de baja intensidad en el cual practicamos los lanzamientos y las armas, el cual sirve para refrescar los conceptos que habíamos trabajado antes de salir en Buenos Aires.”, sostuvo Julian Montoya.
    Los Pumas tuvieron su primer día de trabajo y mañana tendrán una jornada de alta intensidad en el mismo lugar de entrenamiento. Será el quiebre de una semana que tendrá su punto culmine el sábado ante los campeones del mundo, en New Plymouth.
(UAR)

Valoración:
 

OTRAS NOTICIAS Internacionales